lunes, 26 de septiembre de 2016

El SÍ a la paz en Colombia: distintos análisis sobre este día histórico

 




Todo aquel – hombres y mujeres – que en Nuestra América ha dedicado su vida y sus esfuerzos a intentar poner fin a la secular injusticia, explotación, violencia y marginación a la que, generaciones tras generaciones, ha sido sometido el bravo pueblo nuestroamericano por una rancia oligarquía que ha logrado controlar a su entero beneficio el curso de nuestra historia, no puede sino apoyar con todas sus fuerzas la solución definitiva de uno de los conflictos de mayor duración y más graves consecuencias, como lo ha sido el que se ha mantenido entre los sucesivos Gobiernos de Colombia y los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP).Muchos han sido los intentos de lograr el cese de los enfrentamientos y sentar las bases para una paz duradera; intentos que han sido liderados tanto por la propia FARC-EP como por hombres y mujeres que desde una posición de compromiso con la justicia y de salvaguarda de los derechos humanos, han intentado sin éxito acercar a las partes. En esta oportunidad lo ha podido lograr un gran humanista y defensor a ultranza de la unidad de los pueblos de Nuestra América y de su conservación como zona de paz. Se trata del Comandante Hugo Chávez, quien se empeñó en hacer posible la paz en Colombia, como lo reconocen ambas partes, y cuyo ejemplo queda como compromiso de todos y de todas ahora que los Acuerdos de Paz discutidos por ambas partes en La Habana, llegan a su definitiva resolución y abren las puertas para que el pueblo colombiano se reencuentre consigo mismo en paz y con justicia.
Vale destacar que tanto para la conclusión del Acuerdo General, como para el desarrollo de las posteriores conversaciones en La Habana ha sido determinante el solidario papel jugado por el gobierno de la Cuba revolucionaria, quién acogió los diálogos casi desde el inicio, así como la disposición y colaboración de los gobiernos de la República Bolivariana de Venezuela, del Reino de Noruega y de la República de Chile; Cuba y Noruega actúan como garantes, mientras Venezuela y Chile son acompañantes.
La Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad (REDH), en reafirmación de su compromiso con la defensa de la paz, la justicia, la solidaridad entre los pueblos y la verdad, atendió una invitación que le fuera formulada por el equipo negociador de la FARC-EP en los Diálogos de Paz en La Habana, para una reunión informativa sobre los avances logrados y sus expectativas en la consecución de la tan anhelada Paz en Colombia, que es también la Paz en Nuestra América.
En tal sentido, la REDH desea expresar su apreciación y compromiso con este Diálogo de Paz que debe ser hoy motivo de regocijo para todo el pueblo nuestroamericano, y en consecuencia:
  • Nos sumamos a dicho compromiso y expresamos nuestro deseo de trabajar con denuedo para que se afirmen las condiciones que aseguren la participación de toda la sociedad colombiana en la construcción de una paz mediada por una cultura de reconciliación, convivencia, tolerancia y no estigmatización, y que asegure el reencuentro, sin venganzas ni violencias, del pueblo que se fue a las armas con el pueblo que ha resistido en silencio una situación de opresión y de negación de sus más elementales derechos.
  • Abogamos porque el fin del conflicto y la implementación de las reformas surgidas del Acuerdo Final, constituyan la principal garantía de la no repetición de hechos semejantes, así como una vía expedita para asegurar que no surjan nuevas generaciones de víctimas.
  • Apoyamos todas las medidas que ambas partes han acordado para un reconocimiento mutuo verdadero y la voluntad de resarcir los daños producidos directa o indirectamente por un enfrentamiento que ha causado por más de 50 años víctimas inocentes, separación de las familias, migraciones internas, desplazamientos obligados, mutilaciones, violaciones, desapariciones, muertes y profundas heridas en el alma social.
  • Reconocemos como un gran aporte al fortalecimiento del sistema de Justicia y a la consolidación de la Paz, el acuerdo de establecer una Jurisdicción Especial para la Paz, que hará parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR); el cual permitirá que el Estado colombiano, acompañado de una sociedad en reconciliación, cumpla con el deber de investigar, esclarecer, perseguir, juzgar y sancionar las graves violaciones a los derechos humanos y las graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario (DIH) que tuvieron lugar en el contexto y en razón del conflicto armado.
  • Confiamos en que la paz alcanzada permita un tratamiento justo y una plena garantía en la seguridad de la vida y los derechos humanos de todas y de todos los insurgentes que no incursos en los delitos de violación de los derechos humanos, decidan incorporarse plenamente a la vida política de la nación colombiana. Que no vuelva repetirse jamás la masacre cometida contra los integrantes de la Unión Patriótica que optaron honestamente por la incorporación pacífica a la sociedad de su tiempo.
  • Instamos a rechazar y condenar toda manifestación que vaya en contra de este anhelo de paz y a mantenernos vigilantes contra toda acción destinada a entorpecer o desviar los acuerdos alcanzados. En particular, exhortamos a que se tomen acciones contundentes que permitan desmontar las criminales estructuras paramilitares, organizadas y alentadas por la extrema derecha colombiana, que siguen funcionando, que controlan partes importantes del territorio colombiano y que se han extendido con graves consecuencias sobre los países vecinos de Colombia, como Venezuela y Ecuador, amenazando con ello la estabilidad de la región.
  • Reconocemos que la reconciliación que la sociedad colombiana y el mundo esperan no puede implicar impunidad en los crímenes cometidos por las partes, pero sí debe sellarse con una acción humanitaria como lo es la amnistía y el perdón para todos aquellos, hombres y mujeres, presos en cárceles del Estado como consecuencia del estado de guerra, así como el perdón para civiles acusados de complicidad sólo por el delito de haber apoyado lo que creían justo.
  • Esperamos que este proceso de paz en Colombia se complemente con la instalación de una mesa de negociaciones similar con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) que asegure de manera definitiva el cierre de una era de confrontación violenta y que abra para siempre una de diálogo, convivencia, confrontación pacífica de las divergencias y de participación plena de todas y todos los ciudadanos en la conducción de los asuntos públicos y en la justa distribución de las ingentes riquezas que caracterizan ese bello país.
  • Apoyamos la propuesta hecha por el Gobierno de Juan Manuel Santos de consultar mediante un plebiscito la opinión y el respaldo de la sociedad colombiana a los actuales Acuerdos de Paz, y esperamos que el contundente SI que resulte de dicha consulta sea la base para que se abra una nueva realidad política y social en Colombia a través de la posterior convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.
  • Llamamos a todos los intelectuales, artistas y movimientos sociales de Nuestra América y del mundo a acompañar de manera decidida este proceso de paz que vive el pueblo de Colombia, en la creencia de que el mismo habrá de contribuir a frenar al mismo tiempo las agresiones de potencias extranjeras sobre el territorio nuestroamericano y constituirá, al mismo tiempo que un ejemplo a seguir, un paso muy importante en la construcción de un mundo de paz con justicia.
En Nuestra América, a los 23 días del mes de septiembre de 2016
Adhesiones: [email protected]


FIRMANTES POR LA PAZ EN COLOMBIA
  1. Evo Morales. Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia
  2. Raúl Sendic, Vicepresidente de la República Oriental de Uruguay
  3. Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, Argentina
  4. Noam Chomsky, escritor, Estados Unidos
  5. Pablo González Casanova, sociólogo, México
  6. Roberto Fernández Retamar, Poeta, ensayista, presidente de la Casa de las Américas, Cuba.
  7. Alfonso Sastre, dramaturgo, País Vasco
  8. Fernando Lugo, ex –Presidente de la República de Paraguay.
  9. Miguel d'Escoto, Pdte. 63va sesión de la Asamblea General de la ONU, Nicaragua
  10. Martín Almada, Premio Nobel Alternativo, Paraguay.
  11. Danny Glover, actor de cine, Estados Unidos
  12. Miguel Barnet, Presidente Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba
  13. Silvio Rodríguez, trovador, Cuba.
  14. Enrique Dussel, filósofo, Premio Libertador al Pensamiento Crítico, Argentina / México
  15. Franz Hinkelammert, economista, Premio Libertador al Pensamiento Crítico, Costa Rica
  16. Itsván Mészáros, filósofo, Premio Libertador al Pensamiento Crítico, Hungría /Reino Unido
  1. Ignacio Ramonet, periodista, fundador de ATTAC y promotor del FSM, Francia
  2. Gustavo Pereira, Poeta, crítico literario, Premio Nacional de Literatura, Venezuela
  3. Theotonio Dos Santos, sociólogo y economista, teórico de la Dependencia, Brasil
  4. Stella Calloni, periodista y escritora. Premio de periodismo José Martí, Argentina
  5. Frei Betto, escritor, teólogo de la liberación, luchador social, Brasil
  6. Joao Pedro Stedile, líder del Movimiento Sin Tierra (MST), Brasil
  7. Bernard Cassen, fundador de ATTAC y director de Le Monde Diplomatique, Francia
  8. François Houtart, sociólogo y teólogo, Bélgica
  9. Marta Harnecker, científica social, Premio Libertador al Pensamiento Crítico, Chile.
  10. Jorge Veraza, filósofo, Premio Libertador al Pensamiento Crítico, México
  11. Carlos Fernández Liria, Filósofo, Premio Libertador al Pensamiento Crítico, España
  12. Héctor Díaz Polanco, Premio Libertador al Pensamiento Crítico, Rep. Dominicana/México
  13. Los cinco héroes cubanos: Antonio Guerrero Rodríguez, Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino Salazar, Fernando González Llort, René González Sehwerert
  14. Ismael Clark, Cuba, Presidente de la Academia de Ciencias de Cuba
  15. Juan Luis Martín Chávez, Presidente del Consejo Superior de Ciencias Sociales, Cuba
  16. Bernard Duterme, Director del CETRI, Bélgica
  17. Manuel Cabieses, Director Revista Punto Final, Chile
  18. Mónica Bruckman, socióloga, científica y experta en geopolítica de recursos naturales. Perú
  19. Michael Lebowitz, economista marxista ligado a procesos de cambio de A. Latina, Canadá
  20. Emir Sader, sociólogo y polítólogo, Brasil
  21. Pascual Serrano, periodista, fundador de Rebelion (web) y asesor de Telesur, España
  22. Javier Couso, Eurodiputado, España
  23. Camila Vallejo, líder estudiantil, Diputada al Congreso, Chile
  24. Eric Toussaint, porta-voz CADTM internacional, Bélgica
  25. Víctor Flores Olea, profesor, ensayista, analista internacional, diplomático, México.
  26. Ana Jaramillo, Rectora de la Universidad Nacional de Lanús, Argentina
  27. Freddy Ñáñez, Ministro del Poder Popular para la Cultura, Venezuela
  28. Farruco Sesto, arquitecto, Ex – Ministro de la Cultura y de la Vivienda, Venezuela
  29. Pedro Calzadilla, historiador, Ex – Ministro de la Cultura y de la Vivienda, Venezuela
  30. Fidel Barbarito, músico, Ex – Ministro de la Cultura, Venezuela.
  31. Juan Ramón Quintana, Ministro de Presidencia, Bolivia
  32. Reymi Ferreira, Ministro de Defensa, Bolivia
  33. Carlos Romero, Ministro de Gobierno, Bolivia
  34. Luis Arce, Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Bolivia
  35. René Orellana, Ministro de Planificación del Desarrollo, Bolivia
  36. Verónica Ramos, Ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Bolivia
  37. Roberto Aguilar, Ministro de Educación, Bolivia
  38. Ariana Campero, Ministra de Salud, Bolivia
  39. César Navarro, Ministro de Minería y Metalurgia, Bolivia
  40. Hugo Siles, Ministro de Autonomías, Bolivia
  41. Alexandra Moreira, Ministra de Medio Ambiente y Agua, Bolivia
  42. Luis Alberto Sanchez, Ministro de Hidrocarburos y Energía, Bolivia
  43. Marko Machicao, Ministro de Culturas y Turismo, Bolivia
  44. Marianela Paco, Ministra de Comunicación, Bolivia
  45. Milton Claros, Ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Bolivia
  46. Alfredo Rada, Viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales, Bolivia
  47. José Alberto Gonzáles, Presidente de la Cámara de Senadores, Bolivia
  48. Gabriela Montaño, Presidenta de la Cámara de Diputados, Bolivia
  49. Héctor Arce, Procurador del Estado, Bolivia
  50. Carmen Bohórquez, historiadora y filósofa, Coordinadora General de la REDH, Venezuela
  51. Omar González, escritor y periodista cubano, Premio Casa de las Américas, Cuba
  52. Ariana López, editora del sitio web y del blog EDH, Cuba
  53. Nayar López. Politólogo, latinoamericanista, profesor UNAM. Coord. REDH México
  54. Angel Guerra, cronista y analista político, editor y articulista, Cuba / México
  55. Atilio Borón, politólogo, escritor, Premio Libertador al Pensamiento Crítico, Argentina
  56. Fernando Buen Abad, Director del Centro Sean Mac Bride, Lanús, Argentina / México
  57. Marilia Guimaraes, profesora, activista política, coordinadora REDH Brasil
  58. Alicia Jrapko, activista y líder del comité de solidaridad con Cuba, EEUU
  59. David Comissiong, fundador del Mov. Clement Payne, Barbados y coord. REDH-Caribe
  60. Juan Manuel Karg, periodista, analista político, investigador del CCC, Argentina;
  61. Roger Landa, maestrante en filosofía, equipo promotor cap. Juventud REDH, Venezuela
  62. Nora Cortiñas, defensora de los derechos humanos, Madres de Plaza de Mayo, Argentina
  63. Blanca Eeckout, periodista, coordinadora del Polo Patriótico, Venezuela;
  64. Hugo Moldiz, abogado, periodista, ex – ministro de gobierno, asesor presidencial, Bolivia.
  65. Katu Arkonada, escritor, politólogo, País Vasco
  66. Juan Carlos Monedero, politólogo, ensayista y político español, España;
  67. Hernando Calvo Ospina, Analista político, Colombia / Francia
  68. Fernando Rendón, poeta, periodista, director del Festival de Poesía de Medellín, Colombia;
  69. Antonio Elías, economista, presidente Soc. Lat. de Economía Política (SEPLA), Uruguay
  70. Eva Golinger, analista política, periodista, Estados Unidos
  71. James Early, antropólogo, Director de Est. Culturales, Smithonian Institute, Estados Unidos
  72. Augusto Zamora, profesor de derecho internacional, ex embajador de Nicaragua en España
  73. Irene León, comunicadora, socióloga y asesora política, Ecuador
  74. Carlos Molina Velásquez, filósofo, columnista, coordinador REDH en El Salvador
  75. Joel Suárez, Cordinador General Centro Memorial Martin Luther King, Cuba
  76. Fernando Martínez Heredia, filósofo y ensayista, Premio Nacional de Cs Sociales, Cuba.
  77. Vicente Feliú, trovador, Cuba.
  78. Javier Biardeau, sociólogo, analista político, Venezuela
  79. Mario Sanoja, antropólogo, escritor, Premio Nacional de Cultura, Venezuela
  80. Iraida Vargas, antropóloga, escritora, Premio Nacional de Cultura, Venezuela
  81. Jorge Sanjinés, director y guionista de cine, ganador del Premio Alba de las Letras, Bolivia.
  82. Gilberto Ríos Mungia, coordinador REDH, Honduras
  83. Luisa Vicioso, poetisa, escritora, República Dominicana
  84. Daniel Viglietti, Cantautor, Uruguay
  85. Michel Collon, escritor, periodista, fundador del colectivo Investig'Action, Bélgica
  86. Gilberto López y Rivas, Antropólogo, columnista de La Jornada, México
  87. Carlos Fazio, analista de asuntos geoestratégicos y políticos, Uruguay /.México
  88. John Saxe-Fernández, escritor, Dr. Estudios Latinoamericanos UNAM, Costa Rica/México
  89. Darío Salinas, sociólogo, coord. de postgrado en Cs. Sociales de la UIA, Chile / México
  90. Pablo Guadarrama, Filósofo, escritor, Cuba
  91. Ana Esther Ceceña, economista, experta en geopolítica, México
  92. Juan Paz y Miño, historiador, Cronista de la ciudad de Quito, Ecuador
  93. Horacio Cerrutti, filósofo, profesor de la UNAM, Argentina / México
  94. Adamos Katsantonis, compositor, poeta, escritor, Chipre.
  95. Cindy Sheehan, activista antibelicista, Estados Unidos
  96. Medea Benjamin, activista política y escritora, feminista y antibelicista, Estados Unidos
  97. George Ciccariello-Maher, escritor, prof. de Política y Estudios Globales, Estados Unidos
  98. Keith Ellis, escritor, crítico literario, Canadá/Jamaica
  99. Rati Saxena, poeta, directora del Festival Internacional de Poesía de Krytia, India.
  100. Ulrich Schreiber, director del Festival International de Literatura de Berlín, Alemania.
  101. Thomas Wohlfahrt, director del Festival Internacional de Poesía de Berlín, Alemania.
  102. Ekam Manuke, poeta, India.
  103. Ayo Ayoola Amale, poeta, activista por la paz, Ghana.
  104. Diego Montón, MNCI, Secretaría CLOC LVC, Argentina
  105. Gianni Vattimo, filósofo, escritor, Italia


El resto de adhesiones se pueden encontrar en:
http://www.humanidadenred.org.ve
http://cubaendefensadelahumanidad.blogspot.com

----------------------------------------------------------------------------------------

 

Colombia: sí a la paz (1)


Durante esta semana, CONTRAPUNTOS, de Pablo Gentili, publicará diversas opiniones y aportes sobre el futuro de la paz en Colombia. El plebiscito del 2 de octubre marcará un momento decisivo en la construcción del necesario camino a la paz definitiva en un país que ha sufrido una guerra de más de medio siglo, con más de 5 millones de víctimas, 220 mil muertos, más de 25 mil desaparecidos y 30 mil secuestrados. Un horror que comienza a ser superado con el importantísimo acuerdo de paz logrado entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC. Nos sumamos así al esfuerzo colectivo y solidario de todos los que trabajan activamente, dentro y fuera de Colombia, para que el próximo 2 de octubre triunfe el SI A LA PAZ y podamos continuar soñando y construyendo un futuro de dignidad, justicia e igualdad.
"Lo que sorprende no es que se firme la paz, es que haya gente que vote por el no". Ingrid Betancourt, ex candidata presidencial, 6 años secuestrada por las FARC.
"Podemos proclamar que termina la guerra con las armas y comienza el debate de las ideas. Confesamos que hemos concluido la más hermosa de todas las batallas: la de sentar las bases para la paz y la convivencia". Iván Márquez, jefe de la Delegación de Paz de las FARC.

----------------------------------------------------------------------------

Colombia: sí a la paz (1)

Un SÍ al plebiscito es un SÍ a la paz - Eduardo Rueda
Por qué el SÍ este 2 de octubre - Carlos Mario Perea
El acuerdo de paz y los colombianos y colombianas en el exterior - Denis Rojas
El SÍ es una oportunidad única para construir una nueva escuela en Colombia - Nelson Ernesto López Jiménez 

Si_Paz_ColombiaColombia: movilización a favor del SI a la paz. Foto: Ivan Valencia (AFP)

Un SÍ al plebiscito es un SÍ a la paz

Eduardo Rueda, director del Instituto de Bioética de la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia; coordinador del Grupo de Trabajo de Filosofía Política de CLACSO.

El próximo 2 de Octubre, los colombianos deberán decidir si aprueban o no el Acuerdo Final pactado entre el gobierno y las FARC, tras casi cuatro años de diálogos en La Habana. El Acuerdo Final establece las obligaciones suscritas por las partes para cesar el conflicto armado y se organiza en torno a seis puntos fundamentales: desarrollo rural integral, participación política, solución al problema de las drogas ilícitas, justicia hacia las víctimas del conflicto armado, cese del fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, y mecanismo de implementación, verificación y refrendación de lo acordado.
El primer acuerdo establece, bajo la premisa de organizar el desarrollo local con enfoque territorial, la creación de un fondo de tierras para los campesinos sin tierra, obliga a la actualización del catastro rural y al uso de tierras según su vocación, define obligaciones para el cuidado de áreas de interés ambiental y dispone una serie de medidas para garantizar la históricamente pendiente inclusión social del campesinado (educación, salud, vías, saneamiento básico, riego, créditos, seguridad social y alimentaria, apoyo técnico y apoyo a la economía familiar).
El segundo punto establece la obligación de facilitar la creación de partidos, establece mecanismos que den mayor transparencia a las elecciones, asegura la representación, al menos transitoria, de regiones apartadas en el Congreso, determina la creación de un estatuto de oposición, fija garantías para el derecho de protesta, y define estrategias para el fortalecimiento de la participación local, el control ciudadano, los medios de comunicación comunitarios y la seguridad de los líderes sociales.
El tercer acuerdo establece la creación, con fuerte participación de las comunidades afectadas, de un programa integral de sustitución de cultivos y desarrollo alternativo, el desarrollo de acciones de combate del crimen organizado, las finanzas ilícitas y la corrupción asociada al narcotráfico, y el diseño e implementación de estrategias para abordar el problema del consumo con un enfoque de salud pública.
El cuarto punto establece una comisión de la verdad para el esclarecimiento de lo ocurrido durante el conflicto armado, crea la unidad de búsqueda e identificación de desaparecidos y víctimas en razón del conflicto, y establece medidas de reparación hacia las víctimas que incluyen actos de reconocimiento de responsabilidad por parte de los victimarios, restitución de tierras y reparación colectiva de comunidades afectadas, retorno de poblaciones desplazadas a sus lugares de origen y atención psicosocial de las víctimas. Define, además, la jurisdicción especial para la paz, que investigue y juzgue a los responsables de crímenes graves.
El quinto acuerdo fija las zonas de ubicación para las FARC, establece los mecanismos para la entrega de sus armas a una misión de ONU y determina una estrategia para la verificación internacional del cese al fuego y de hostilidades. El acuerdo dispone que las autoridades civiles continuarán en estas zonas en el ejercicio de sus funciones.
El último acuerdo establece una comisión de seguimiento y verificación del acuerdo final integrada por tres representantes del gobierno y tres de las FARC, define un mecanismo de verificación internacional que incluye una misión de ONU que confirme la reincorporación de las FARC a la vida civil, dispone el acompañamiento internacional de varios países y entidades, como la ONU, en la implementación de los acuerdos, y condiciona la implementación de todo lo acordado a la refrendación ciudadana.
En este contexto, votar por el “Sí” significa, entonces, apoyar el contenido y la implementación de estos 6 acuerdos. Votar por el “No” echa al traste cuatro años de esfuerzos entre las partes por encontrar los términos bajo los cuales cesar definitivamente la guerra. Echa al traste la enorme oportunidad de hacer justicia a las víctimas, de saldar la deuda social con tantas comunidades campesinas e indígenas marginadas y excluidas, de profundizar la participación ciudadana y robustecer los mecanismos de construcción de la voluntad democrática, y de asumir una agenda de desarrollo rural y de salud pública para enfrentar el problema de la producción y consumo de drogas. En fin, echa al traste la posibilidad de que los niños, las niñas y los jóvenes, y las generaciones venideras puedan construir poco a poco el único sueño legítimo: el de una justicia que nunca más produzca víctimas.

------------------------------------------
Por qué el SÍ este 2 de octubre

Carlos Mario Perea, profesor de las Universidades Nacional de Colombia y Distrital Francisco José de Caldas de Bogotá. Miembro del Consejo Nacional de Paz y de la Red de Universidades por la Paz

En muy contadas ocasiones un pueblo tiene la oportunidad de torcerle el curso a su destino. Para que esto ocurra ese pueblo ha tenido que atravesar las grandes aguas y, en medio de arduas contiendas, haber padecido indecibles sufrimientos.
Tal es el caso de Colombia, no sólo por haber portado el peso de la guerra más larga y degradada del continente, sino además por la triste condición de ser el rincón del planeta donde el narcotráfico descargó sus efectos más amargos y disolventes. Cuántas veces, durante el trayecto de las últimas tres décadas, nos hemos descubierto cerrando los ojos mientras nos invade la sobrecogedora sensación de ser los hijos de un país que sin remedio se condena al fracaso. Poco cuenta la orilla en donde la vida haya situado a cada quien; sea en este momento o en aquel otro, todos sin excepción pasamos por la aturdidora revelación de pertenecer a la nación cuyas coordenadas se desquiciaron.
Se le han pagado demasiados tributos a la muerte y la sangre: cuántas vidas malogradas, cuántos cuerpos mutilados, cuántas almas extraviadas, cuánto odio amasado…
En medio de esa larga agonía, no obstante, al fin parecen remontarse las grandes aguas de la guerra. Es eso, nada más y nada menos, lo que está en juego en el plebiscito de este próximo 2 de octubre. Ciertamente la victoria del “SI” no extirpará de raíz los más sentidos males nacionales. No se le pondrá coto final al conflicto bélico, para su infortunio Colombia enfrenta el drama de un nuevo ciclo de violencias alentado por viejos y nuevos agentes armados. Tampoco se erradicará de tajo el narcotráfico, las drogas ilícitas son uno de esos fenómenos globalizados cuya transformación depende de la voluntad conjunta del continente latinoamericano.
Con todo, pese a sus acotados alcances, el cierre de la confrontación con las FARC significa tanto como remontar las grandes aguas de la confrontación. Así es, supone desmovilizar el ejército que de lejos alcanzó el más impresionante despliegue por el territorio, en un momento presente en la mitad de la geografía. En realidad, lo que cuenta de más fondo, esa clausura significa poner término al consistente tejido histórico que ha urdido un cuerpo en armas cuyos primeros impulsos se remontan a los años 40 del siglo XX, como bien lo encarnó Manuel Marulanda Vélez, el guerrillero que emprendió su carrera como liberal de pura cepa para convertirse con los años en jefe de la causa insurgente.
Con la desmovilización de las FARC las aguas se aquietan, adormeciendo sus grandes turbulencias. Frente a la agonía de la nación que parecía condenada a la tristeza, la victoria del “SI” permite imaginar la posibilidad de un país que puede ser moldeado con manos dispuestas a entreverarse. La paz, su voz puesta en el corazón de la escena pública, ya ha resignificado cosas. Para comenzar, remozó el enmohecido sentido de lo ciudadano arrancando cientos de gentes al marasmo paralizante de la guerra. Entre una guerrilla abandonando sus consignas innegociables y una élite deponiendo sus intransigencias y privilegios, la paz movilizó una sociedad dispuesta, como nunca antes, a apostarle nuevas cartas al juego impredecible de la historia.
El 2 de octubre, el día de reclamar el sagrado derecho a vivir en paz, ese derecho tanto tiempo conculcado por las letales ponzoñas de la guerra.

Sólo en contadas ocasiones un pueblo tiene la oportunidad de torcerle el curso a su destino. Eso representa el “SI” del plebiscito, una voluntad que se reconoce a sí misma tras el trance de las grandes aguas y el sufrimiento, una voluntad de nación que se hace consciente del hecho que al fin, después de tan prolongado tiempo, llegó la hora de terciar el destino que nos viene por delante.
  
------------------------------------------
El acuerdo de paz y los colombianos y colombianas en el exterior

Denis Rojas, socióloga colombiana, miembro del equipo de la Secretaría Ejecutiva de CLACSO.

La firma del "Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera" entre el gobierno colombiano presidido por Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejercito del Pueblo (FARC-EP), será puesto a refrendación por medio de un plebiscito nacional el próximo 2 de octubre.
La medida acordada en la mesa de diálogo de La Habana, ha sido considerada como mecanismo de legitimación de este proceso y así mismo, como una acción que no sólo involucra a los representantes o autoridades de cada uno de los sectores enfrentados, sino a la totalidad de la ciudadanía colombiana; es decir, busca que este sea un acuerdo entre la sociedad colombiana y las FARC-EP.
La participación en este proceso implica no solo a los ciudadanos y ciudadanas que habitan el territorio colombiano, sino también a todos aquellos que, por diversos motivos, nos encontramos fuera del país; más aún teniendo en cuenta que, según los datos de la OIM publicados en el Perfil Migratorio de Colombia de 2012, era el país latinoamericano con la mayor cantidad de ciudadanos viviendo de manera permanente en el exterior.
Colombia ha sido tradicionalmente un país de emigración. Desde la primera oleada migratoria en los años sesenta, los colombianos han emigrado a diferentes destinos por diversas razones, en gran medida por buscar mejores condiciones de vida y mayores oportunidades laborales. Los países de destino de los connacionales han sido, en primer lugar, la República Bolivariana de Venezuela y Estados Unidos, pero esto se ha venido modificando a lo largo de los años, como lo muestran algunos datos y estudios. El Departamento Administrativo Nacional de Estadística, a partir del censo de 2005, calculó que el número de colombianos en el exterior es de 3.378.345. El Ministerio de Relaciones Exteriores (2012) estima que hay 4.700.000. (OIM, 2012)
La participación de colombianos y colombianas residentes en el exterior en el plebiscito del 2 de octubre no resulta un tema menor. El conflicto armado ha sido un factor significativo dentro del proceso migratorio, produciendo exilios ligados directamente a la violencia. También, debido a migraciones voluntarias como consecuencia de la limitación en el ejercicio de derechos fundamentales, lo que ha producido la salida de decenas de miles de colombianos y colombianas en la búsqueda de mejores condiciones económicas o como estrategia para acceder a mejores servicios educativos, entre otros.
La ACNUR señala que, en 2015, Colombia tenía 6.939.067 desplazados internos.

Sin embargo, cabe aclarar que estos datos puede estar subvalorados, ya que, debido a las condiciones propias de la migración tanto interna como externa, no todas las personas que sufren desplazamiento se encuentran registradas.
El exilio colombiano no ha logrado dimensionarse y visibilizarse por varios factores. Por un lado, porque las condiciones de salida obligan a mantener el anonimato, "diluyendo" a los exiliados entre la masa migrante como medida de protección o mecanismo de autopreservación. Por otro, porque en los países de llegada se dificulta el registro, ya que los trámites para la solicitud de la condición de refugio o asilo requieren la presentación de documentación procedente de Colombia que resulta imposible de tramitar para el migrante, o simplemente por desconocimiento de los marcos legales de protección internacional.
Hay un total desconocimiento de todas las fuerzas del país acerca de qué consiste el exilio, la diáspora y la migración. El Alto Comisionado de Naciones Unidas señalaba que hay más o menos 780 mil personas en situaciones similares al exilio, pero hay mucha gente que no está contabilizada porque han tenido que irse en silencio.(Fragmento del testimonio de José Gamboa disponible en el Proyecto Voces del Exilio del Centro Nacional de Memoria Histórica de Colombia).
Si bien la migración externa han sido significativa en la historia del conflicto en Colombia, la consolidación de procesos organizativos de migrantes es reciente. La confluencia de diversas iniciativa institucionales, auto convocadas y partidarias ha crecido de cara a dos elementos fundamentales: la promulgación de la Ley 1448 de 2011 (Ley de víctimas y restitución de tierras) que abrió los canales legales para el reconocimiento de las víctimas y su reparación, pero cuya definición y operativa no consideró las condiciones de los exiliados; y, el proceso de diálogo con las FARC-EP y los espacios de discusión del punto 5 del Acuerdo, que contempló audiencias públicas con las víctimas a fin de debatir los puntos respecto a reconocimiento, verdad y reparación, ya que en los borradores de este punto no se había considerado los procesos de exilio y la reparación de las víctimas residentes en el exterior.
La ley 1448 dio creación al Centro Nacional de Memoria Histórica como espacio para la investigación, la recuperación de memoria y la reparación histórica de la verdad.

El Foro Internacional de Víctimas, es un proceso organizativo de los colombianos/as exiliados que logró su consolidación en el año 2014. Busca abordar el fenómeno del exilio desde una mirada integral de las violencias incubadas en Colombia, extendiendo el reconocimiento de víctima a quienes han debido abandonar el país a causa de la violencia de género, la miseria, la violencia política, las tragedias medioambientales, los conflictos étnicos o la homofobia. Así mismo, desde los espacios políticos partidarios, la representante a la Cámara por los Colombianos en el Exterior, Ana Paola Agudelo, del movimiento político “Mira”, ha llevado a cabo diversas acciones para articular la comunidad colombiana en el exterior con la aplicación de la Ley de Víctimas y de las medidas resultantes en los acuerdos de La Habana.
Finalmente, la alta migración de colombianos y colombianas, principalmente de aquellos que migran como opción para acceder a la educación superior, sea en el pregrado como en el cursado de maestrías o doctorados, ha dado como resultado el surgimiento de procesos organizativos autoconvocados que buscan dar visibilidad a la diáspora colombiana, apoyando desde el exterior todo intento de favorecer la construcción de la paz y de una sociedad más democrática.

En el caso particular de este proceso de paz y de cara al plebiscito del próximo 2 de octubre, se ha organizado la Agenda Internacional de Iniciativas Ciudadanas por la Paz, que convoca a más de 30 colectivos de diversa naturaleza, los cuales, alrededor del mundo, estarán realizando acciones de formación, discusión y difusión del acuerdo de paz.
El 2 de octubre cada colombiano y colombiana podrá expresar en las urnas su decisión consciente sobre el destino de Colombia.

------------------------------------------
El SÍ es una oportunidad única para construir una nueva escuela en Colombia

Nelson Ernesto López Jiménez, presidente del Centro de Investigación en Calidad de la Educación, Colombia.

La escuela colombiana ha estado marcada, en buena medida, por las violencias, por el desconocimiento de los derechos humanos, por el no reconocimiento de la otredad y de la diferencia, por la competencia y la estandarización, por la exacerbación del éxito individual en detrimento de lo público, en un contexto donde impera “la ley del más fuerte”.
Votar por el SÍ es refrendar nuestra decisión de construir una Colombia en paz, con respeto a la diferencia, lo cual exige que la escuela sea transformada de manera estructural, promoviendo una resignificación de la identidad del docente, que lo rescate como intelectual autónomo, líder, promotor, capaz de producir ideas, generar sueños, invitar a desafíos. Se trata de convertir a la escuela en dinamizadora del cambio y de la transformación social que Colombia necesita.
Refrendar con un SÍ rotundo los acuerdos de La Habana, contribuirá a profundizar el compromiso social de la escuela con las problemáticas que habitan en el contexto local, regional y nacional. Una escuela que tendrá seguramente más preguntas que respuestas, pero que, mediante el diálogo, contribuirá activamente a construir la necesaria confianza, credibilidad, anhelo y deseo, por el cual, la paz, la equidad, la reconciliación, la reparación y no repetición, el respeto por el campo y la participación política, se convertirán en el horizonte de acción que guiará la construcción de nuestro futuro.
Proyectar el cambio sin transformar la actual realidad escolar, es pretender “tirarle piedras a la luna”. En nuestras manos esta que nuestras próximas generaciones reconozcan el esfuerzo por evitar esta guerra fratricida que, en las seis últimas décadas, ha llenado de sangre, rencor, odio, resentimiento, tristeza, amargura a cerca de ocho millones de colombianos y ha cubierto el territorio nacional con un manto de indiferencia, oprobio, olvido y desencanto.
No le neguemos a los hijos de nuestros hijos, la oportunidad de vivir en paz.

Presentación de "Neoliberalismo, neodesarrollismo, socialismo", de Claudio Katz. Miércoles 28/9, 15hs, en Sociales-UBA (Santiago del Estero 1029)



Este miércoles presentamos nuestro último título en el marco de las III Jornadas de Estudios de América Latina y el Caribe, en la Facultad de Ciencias Sociales | UBA.

Los esperamos!

Batalla de Ideas

Acuerdo de Paz en Colombia y Debate presidencial Trump-Clinton (Columna Morgenfeld AM750)





Logo

Paz en Colombia y Debate Trump-Clinton (Columna Morgenfeld, AM750)

September 26, 2016 08:37



Análisis del Acuerdo de Paz que se firma hoy en Cartagena, tras más de siglo de conflicto.
Qué va a pasar esta noche, en el primer debate entre Donald Trump y Hillary Clinton: "Se espera que sea un super bowl político: va a ser el debate con mayor audiencia de la historia"


- escuchar el audio acá -  



 

Argentina y la vuelta del FMI: escriben Brenta y Ugarteche





ECONOMIA › TEMAS DE DEBATE: QUE IMPACTO PUEDE TENER LA VUELTA DEL FMI AL PAIS

El Fondo Monetario acecha de nuevo

Página/12
Argentina nunca se retiró del organismo, pero Néstor Kirchner canceló las deudas y nunca más le pidió dinero para evitar las condicionalidades económicas que habían llevado a la crisis. Ahora vuelve a sobrevolar la economía local de la mano del macrismo.

Producción: Javier Lewkowicz

Es el mismo de siempre

Por Noemí Brenta *

Volver al FMI, del que Argentina nunca se fue pero al que tampoco le pidió más préstamos ni le rindió sus políticas, parece una pesadilla. Es que desde Aramburu hasta De la Rúa el FMI nos marcó el paso, de la mano del establishment local con el que comparte ideología y ciertos intereses. Solo los gobiernos de Cámpora-Perón y los Kirchner no tuvieron acuerdos con el FMI, también Illia por casi dos años. Y no por casualidad hicieron crecer la economía, bajaron el desempleo, fortalecieron la soberanía, que sí sabían lo que era, en temas como el petróleo, los servicios públicos, los medicamentos, por nombrar solo unos pocos, y bajaron la carga de la deuda externa.
Todos los demás gobiernos, sin excepción, solicitaron recursos al FMI, e implementaron programas de ajuste y medidas pro mercado, sesgados en favor del capital transnacional. Esta bolsa incluye a los “libertadores”, Frondizi, Guido, la “Revolución Argentina” excepto los seis meses de Aldo Ferrer como ministro de economía, Isabel, la última dictadura, Alfonsín, Menem y De la Rúa. Unos pocos lograron algún crecimiento durante un par de años tras la recesión inicial, pero terminaron en medio de crisis y más endeudados que antes. Otros ni llegaron a arrancar, y se quedaron en el ajuste perpetuo.
La cantidad de acuerdos de Argentina con el FMI es impresionante. Entre 1956 y 2006, el país firmó dieciocho stand by, dos acuerdos de facilidades extendidas, uno de complementación de reservas; siete compensatorios por fluctuaciones de exportaciones, y uno del servicio financiero del petróleo. A pesar de esta profusión, el FMI contribuyó poco a financiar el país, en promedio representó solo el 4 por ciento de la deuda externa pública. Y aunque las malas lenguas digan lo contrario, el comportamiento de Argentina como deudor del FMI fue ejemplar: cumplió el 71 por ciento de los acuerdos, mucho más que el 35 por ciento de los demás países.
El FMI se lavó la cara después de caer en desgracia por su desempeño desastroso en las crisis de los 90, y tras una liviana autocrítica y algunas reformas, dice que ya no impone programas de talle único, que tiene en cuenta la protección de los más vulnerables, la creación de empleo, el crecimiento; hasta se atrevió a criticar al neoliberalismo, y recomienda invertir en infraestructura y energías renovables, como si fuera casi keynesiano, eso sí, después de subir las tarifas. ¿Verdad o montaje? Es fácil saberlo a través de los países que están bajo programas del FMI desde hace algunos años, es decir que ya tuvieron tiempo de superar el golpe del ajuste inicial, y de probar frutos menos amargos.
Veamos a Grecia, aunque tal vez no sirve como ejemplo de cliente del FMI porque tiene al euro que no puede devaluar y a los otros gendarmes de la troika, pero con su nuevo rostro humano el FMI le recomienda, entre otras medidas, a este país, que prevé mantener un desempleo de dos dígitos hasta mediados del siglo, bajar el gasto público en jubilaciones y reducir las exenciones del impuesto a las ganancias que pagan los trabajadores. Y atribuye la caída de las inversiones en más del 60 por ciento, a que todavía quedan regulaciones, profesiones cerradas, pese a la flexibilización laboral adoptada en 2011, por eso el gobierno debe facilitar la concesión de licencias y privatizaciones, en fin, la lista sigue en este mismo tenor. Nada nuevo bajo el sol.
Un caso más cercano, México, desde 2009 mantiene y renueva, aumentada en 2016, un acuerdo de crédito flexible, que el FMI otorga a los países con políticas adecuadas a su paladar. Aunque no lo use, México paga unos 200 millones de dólares anuales por la renovación, un monto importante para los ingresos del FMI. México sigue un programa de reformas similares a las del menemismo, espera el milagro de la inversión externa y del sector privado para el despegue, que pasados ya siete años ni asoma. Su crecimiento, pegado al de Estados Unidos, apenas se mueve; pero el FMI recomienda continuar la consolidación (ajuste) fiscal, para mantener la confianza de los mercados, mientras el 46 por ciento de población sigue por debajo de la línea de pobreza. Colombia tiene un acuerdo similar al de México, desde 2009 y tampoco aquí aparece el tan mentado cambio del FMI. Cualquier otro caso que se revise de cualquier región, Ucrania, Jamaica, países de Medio Oriente, africanos, muestra situaciones parecidas. Todo esto quiere decir que el FMI que está hoy en Argentina para el informe del artículo IV es el de siempre. Quienes cambiaron son sus interlocutores, mucho más afines con la idiosincrasia fondomonetarista.
* Doctora en Economía de la UBA. Autora de Historia de las relaciones entre Argentina y el FMI, Eudeba, 2013.

 

Un poco de historia

Por Oscar Ugarteche *

El FMI como organismo internacional tiene una historia con algunos aciertos y otros desaciertos. Quizá los desaciertos más recientes los hayamos vistos en América latina en su papel en Argentina en el periíodo de los años 90 que culminó en diciembre del 2001, cuando ellos se retiraron voluntariamente del país. Un informe de Isabel Mateo y Lagos de la Oficina de Evaluación Independiente del FMI publicado en 2004 dejó claramente definido como para una institución que apoyaba el tipo de cambio libre en teoría, en Argentina había decidido apoyar el tipo de cambio fijo como instrumento de control de inflación. Lo mantuvo fijo entre 1991 y 2001 llevando a un embalse de la inflación que mantuvo bajo control frenando la liquidez lo que llevó a la crisis espectacular de diciembre del 2001. Es decir, el responsable de la crisis argentina del 2001 fue el FMI que estaba apoyando y financiando de manera conspicua al gobierno desde 1991 no en misiones itinerantes sino residiendo allí. Se fue el 14 de diciembre del 2001.
Esta autocrítica fue seguida de un libro publicado por el recordado Michael Mussa que pasó a escribir Argentina: del triunfo a la tragedia, el ex director de investigaciones del FMI se lavó las manos como si no hubieran financiado al gobierno argentino durante 11 años sin ponerle condiciones ni sobre déficit fiscal ni sobre tipo de cambio. En lo que es un completo atentado contra el sentido común dijo Mussa que la responsabilidad integra de la tragedia argentina estaba en manos de Menem y su gobierno.
Ya había tenido la institución el episodio de la crisis de Tailandia en 1997 donde erró de diagnóstico al sacar una plantilla de crisis externa generada por problemas fiscales y retraso cambiario, cuando el gobierno japonés por primera vez habló de la importancia de un fondo asiático de estabilización, dado el desatino del diagnóstico y la lentitud de los procedimientos. El problema era un ataque cambiario fabricado por un retraso cambiario junto con un superávit fiscal. Fue una crisis del siglo XXI efecto de la libertad de los movimientos de capitales de corto plazo y la desregulación financiera.
La consecuencia fue un derrumbe de la demanda de su asistencia y la búsqueda y diseño de mecanismos regionales alrededor del mundo. La potencia que tuvo el FMI en los año 70 y 80 no la tiene ahora por el descrédito que fue su papel en la Argentina de los años 90 y la “lavada de manos” ante la crisis que ellos fabricaron.
Lo que aprendimos de la actuación del FMI en el país fue que la institución diseña las políticas, las financia, pero que en última instancia no se hace responsable de ellas porque el sistema democrático exige que los responsables de las política económica sean los políticos que rinden cuentas ante el congreso de la republica, De esta manera, lo que se construyó desde los años 70 es un sistema multilateral donde la irresponsabilidad es el signo. Si las políticas funcionan positivamente, la institución se lleva el mérito, y cuando falla, la culpa la tienen los políticos internos.
Desde entonces, han habido reconsideraciones teóricas y técnicas dentro de la institución. Mientras tanto pasaron algunos directores ejecutivos reflejo del deterioro institucional. Uno está en la cárcel por el escándalo de la banca española, otro por ser un incontinente sexual y uno tercero desaparecido sin pena ni gloria entre el año 2003 y el 2011. En lo que parece cada vez más una institución francesa (Jacques de la Rosiere, 1976-1987, Michel Camdessus, 1987-2003 y Strauss Khan, 2007-2011 y Christine Lagarde, 2011-2021. Con Lagarde se abrió la posibilidad a las autocríticas de Blanchard donde se reconoció que se habían equivocado en su estimado del impacto del ajuste fiscal en el crecimiento del PIB.

* Instituto de Investigaciones Económicas UNAM, SNI/Conacyt, coordinador del www.OBELA.org. Autor de Historia crítica del FMI, el Gendarme de las Finanzas, 3ra ed., Capital intelectual, Buenos Aires, 2016.

domingo, 25 de septiembre de 2016

"Malvinas: seguimos sufriendo derrotas"

Malvinas: seguimos sufriendo derrotas
Imagen por Julieta Lopresto
Marcha


La declaración dada a conocer el pasado 13 de setiembre entre la cancillería argentina y el encargado de Commonwealth es una vuelta de tuerca más y actualiza el camino iniciado en 1989/ 90 con los acuerdos de Madrid 1 y 2 firmados por Carlos Menem.

En relación con el radical cambio que la política argentina realizó en aquella década, la diplomacia y específicamente la cuestión Malvinas comenzó el camino que hoy el gobierno del PRO esta profundizando. En el 89/90 se acordaron una serie de puntos cuya similitud con los actuales no debería sorprendernos. Haciendo un poco de historia los resumiremos en tres, por ser los más importantes y que engloban al resto.
-Paraguas de la soberanía: Que Argentina y Gran Bretaña normalizarían relaciones y avanzarían en acuerdos, económicos, diplomáticos, culturales, etc., sin que el tema de la soberanía sobre la región fuera tomado en cuenta, ni mencionado, ni afectado, directa o indirectamente.
-Acuerdos económicos: Punto central, que hace a la viabilidad de la ocupación británica, se avanzaría en acuerdos que facilitaran la explotación pesquera en la región (ese es el rubro que explotó a partir de la época menemista y que permitió la gran riqueza que generan las Islas) y el apoyo a la exploración petrolera.
-Acuerdos militares: Las fuerzas armadas argentinas debían informar a Gran Bretaña con diversa antelación de acuerdo al caso, de cualquier tipo de movimiento en una zona que abarcaba el conjunto del Atlántico Sur occidental. Básicamente colocaba a las Fuerzas Armadas nacionales en situación de tutelaje, ya que especificaba número de aviones, y efectivos tiempos y demás que las autoridades militares de las islas debían conocer.
El acuerdo de 1989/90 es la rendición real de Argentina, profundizaba mucho las consecuencias de la derrota militar y se asemeja a los tratados que en la época del imperialismo clásico las potencias imponían a los países que buscaban subordinar. Nunca fue ratificado por el Congreso. Aunque sí fueron aplicadas dos política que emanan de ese tratado. Por un lado, el Tratado bilateral de inversiones, que esta específicamente mencionado en los acuerdos de Madrid y que da garantías extraordinarias a las inversiones británicas en Argentina, y sí fue ratificado por el Congreso. Por el otro, el desmantelamiento del conjunto de los instrumentos militares que en su carácter pudieran implicar alguna amenaza hacia potencias externas. Es de destacar que Inglaterra ha realizado sus movimientos militares en las islas sin consultar en ningún momento a las Fuerzas Armadas argentinas, mientras que Argentina ha respetado escrupulosamente el texto, acentuando la subordinación. También los movimientos a informar se extienden a lo civil, científico y económico.
¿Cuál es la doctrina ideológica que regía la diplomacia de los “winnie poo” ahora en restauración?
Es la idea de que un país periférico, débil y dependiente no debe realizar acciones, declaraciones o políticas que aparezcan como disruptivas hacia las potencias dominantes, ya que a la larga estas políticas resultarían perjudiciales. Teoriza esta corriente que, en un balance de costos y beneficios, lo que debe hacer un país débil es “seducir” a las potencias, acoplarse a ellas, realizar hechos y gestos de amistad e intercambio. Así esta “sociedad”, desigual pero la única posible, traería beneficios que redundarían en mayor bienestar. Es la contratara en relaciones internacionales de la globalización, la dependencia, y la teoría del derrame en lo interno: apoyemos el crecimiento de los ricos, sumémonos a ellos, seamos buenos y condescendientes con los poderosos, que en su enriquecimiento los beneficios llegaran a pobres periféricos como nosotros.
La década kirchnerista
Bajo los gobiernos kirchneristas el discurso cambió, al igual que la doctrina que guió las Relaciones Exteriores. El discurso en los diversos foros y la presión diplomática se tronó mas activa, en consonancia con el relato nac&pop y la ubicación geopolítica en Latinoamérica. Se probaron una serie de medidas, como La ley Gaucho Rivero (que fue aprobada a nivel provincial pero no a nivel nacional) que impide que buques con dirección a Malvinas anclen en puertos argentinos. Se pusieron algunas trabas a la vinculación libre entre las islas y los países sudamericanos (aunque siguen habiendo vuelos desde Punta Arenas y barcos desde Uruguay). Se aprobó el “Régimen Federal Pesquero” del 2012 que perjudica a las empresas que pesquen en el sur sin permiso de pesca argentino. Se declararon áreas protegidas. Se trabajó (con éxito en este caso) para que la ONU reconociera derechos sobre una nueva y extenso sector del mar (350 millas) aledaño a las islas del sur y Antártida. Y la justicia sancionó a empresas petroleras que operan en Argentina y que se sumaron al grupo que busca petróleo con base en las Islas.
Aunque ninguna de estas medidas impidió la expansión económica del enclave colonial, ni colocó en problemas el dominio británico; sí mantuvo la presión diplomática y una cierta tensión económica. Tampoco alcanzó a revertir el saqueo sobre los mares del sur, ni instaló una flota pesquera propia en la región como actor económico nacional. En realidad los recursos marítimos, lo mismo que los mineros y otros quedaron articulados al mercado transnacional y su dinámica. El gobierno parecía buscar la negociación con Inglaterra para facilitar la explotación de los recursos de la zona a cambio de sentar a los ingleses en una mesa de negociación que incluyera soberanía. Tampoco produjo una distensión militar, más bien, por el contrario la base británica es una fuerte amenaza en la región, ya que es una política de estado británica sostener su principal enclave colonial con mayor proyección geopolítica. Pero es indudable que la política kirchnerista de no colaborar con los británicos, es un costo adicional para la explotación de los recursos del sur (crean un clima adverso a la inversión), no tanto para los kelpers pero si para los ingleses. Y que reinstaló el tema en la agenda nacional.
Cambiemos
El nuevo gobierno de gerentes carece de toda identidad nacional, esto hace que la asunción de la tesis diplomática que planteamos más arriba sea reinstalada con entusiasmo. La declaración conjunta anunciada por la canciller Malcorra junto al ministro de Estado para Europa y las Américas de la Secretaría de Relaciones Exteriores y Commonwealth británica, Sir Alan Duncan, es un “vuelta a la normalidad” (menemista) en la cuestión Malvinas. Es una declaración, aún no es un acuerdo formal, pero anuncia el camino de corto plazo y de hecho su simple anuncio llevó a que las acciones de las empresas británicas interesadas en explotar recursos de la región subieran.
Estas son las concesiones que busca realizar nuestro gobierno:
-Vuelve plenamente al “paraguas de la soberanía”, o sea que todas las políticas y acuerdos puedan realizarse sin incluir ese tema.
-Promete apoyar la comunicación directa de las islas con el resto del continente aumentando así su sustentabilidad y viabilidad como entidad separada de Argentina.
-Promete facilitar y colaborar con la explotación de los recursos de las islas, mejorando las perspectivas de los inversionistas, ya que la colaboración del continente es muy importante en el caso de que haya gas y/o petróleo al menos para toda la etapa inicial.
-Impulsa eliminar todas las trabas legales, de transito, económicas y diplomáticas a las empresas que operen directamente con Inglaterra o con los kelpers, creadas durante la década kirchnerista.
-Sorprendentemente menciona por primera vez a la Antártida, región de muy antigua, numerosa e importante presencia argentina, pero sobre la cual Inglaterra también tiene aspiraciones. En ese ítem la declaración anuncia que se trabajara en común con los ingleses.
Como vemos, la declaración es la reubicación de la diplomacia “nacional” en la orbita de los intereses británicos, profundiza lo hecho por el menemismo, haciendo cada vez mas profunda la derrota del 82. Busca modernizar algunos puntos con las nuevas perspectivas hidrocarburíferas (potenciales aún) y geopolíticas, no incluye el tema militar ya que las Fuerzas Armadas argentinas no existen como amenaza ni siquiera teórica, pero si destaca cuestiones diplomática y jurídicas que molestaban a la potencia colonial ocupante. También desarrolla un ítem en línea de reafirmar el tratado bilateral de inversiones heredado del menemismo. El acuerdo se propone en un momento difícil para Inglaterra, con su salida de la UE y con el agotamiento del petróleo en el mar del norte, situación que por el contrario debería haber favorecido una presión más agresiva de nuestro país.
La política que se reimpulsa, los convenios y propuestas de acuerdo que se desprenden de ella, se asemejan a los tratados que durante el siglo XIX las potencias coloniales imponían a los estados que se sometían a vasallaje con status de semicolonias. Hablar de “infame traición a la patria” no suena exagerado, sin embargo el tema Malvinas y las políticas que describimos se encuadran en una línea que abarca a personajes más numerosos que los de la actual gestión, como vimos, y que se extiende a cuestiones mas amplias que Malvinas.

Cómo está el panorama electoral en EEUU a horas del primer debate Trump-Clinton? Será el lunes a las 22 hs. Paridad en las encuestas, con leve ventaja para Hillary. Trump amenazó con llevar a una amante de Bill Clinton, para provocar a su contrincante




A 45 DIAS DE LAS ELECCIONES EN EE.UU., LEVE VENTAJA DE HILLARY

La calma que precede al debate

Hoy el escenario parece haberse estabilizado con una ventaja mínima para Clinton. Entre dos y tres puntos de ventaja para la candidata demócrata da el promedio ponderado de los sondeos justo antes del debate.

Por Nicolás Lantos
Desde Nueva York
Página/12


El caos habitual de Manhattan esta semana estuvo amplificado varias veces por una serie de ataques terroristas de baja intensidad, sin víctimas fatales combinados con la presencia de más de cien jefes de Estado para la Asamblea General de Naciones Unidas, lo que decantó en operativos de seguridad extremados que volvieron el Midtown un infierno durante cinco días. Bajo esa capa de excepcionalidad, ajenos a todo, los turistas llegados desde cada punto del globo aprovechan los mejores días del otoño neoyorkino, con el verano fatal ya en el retrovisor pero todavía un calorcito como para salir en remera de noche.
Disimulada entre familias cargadas con bolsas de regalos, chicas haciéndole trompita a la cámara frontal del celular, policías con cara de pocos amigos y algunos estudiantes extranjeros recién llegados que miran todo con cara de asombro, vive en esta ciudad una minoría: los neoyorquinos. Profesionales, empleados, comerciantes, blancos, negros, asiáticos, latinos, de clase media baja, media, alta o altísima, católicos, protestantes, judíos, musulmanes, budistas o ateos, conservadores o liberales, caminan por las mismas calles, comen en los mismos restaurants, viajan en los mismos subtes, pero viven en un plano ligeramente diferente, como si vibraran a otra frecuencia.
En ese mundo, por ejemplo, existen Hillary Clinton y Donald Trump. Están en las tapas de los diarios exhibidos en kioskos en las esquinas, se los menciona en cada programa de radio, su imagen se reproduce durante horas en los canales de noticias (y, aunque menos, en otros también). A pocas horas del primer debate presidencial, que se celebrará en la Universidad Hofstra, en Long Island, a una hora de viaje de aquí, la campaña prendió finalmente y empieza a sentirse el clima electoral.
La mejora en las encuestas del candidato republicano de las últimas semanas, aunque ahora parece haberse detenido, le sumaron suspenso al desenlace de los comicios, atrayendo interés y generando preocupación en la mayoría progresista que habita en esta ciudad. “¿En serio crees que puede ganar?”, repregunta David, un joven de origen latino pero hijo y nieto de estadounidenses nativos que trabaja en una empresa de software. No se considera demócrata pero votó dos veces a Obama. “Si Trump está tan cerca a lo mejor haya que ir a votar por Hillary”, dice. La idea no lo convence.
Entre dos y tres puntos de ventaja para la candidata demócrata da el promedio ponderado de los sondeos justo antes del debate. Después de una importante mejoría republicana que duró más de un mes y lo puso casi en empate técnico, hoy el escenario parece haberse estabilizado con una ventaja mínima para Clinton. Una buena performance mañana, ante más de cincuenta millones de espectadores que, se estiman, van a seguir el evento en vivo, puede darle un poco más de aire, a 45 días de las elecciones. Una victoria dialéctica para su rival puede darle a Trump el envión que necesita para pasar al frente por primera vez.
Pero la ex secretaria de Estado tiene además un problema extra: la atención no estará puesta solamente en lo que diga sino que se escrutará en detalle su estado físico, luego de su desmayo ante cámaras y el cuadro de neumonía. Cualquier señal de debilidad de la candidata durante los 90 minutos, sin cortes, en los que estará de pie bajo los focos y ante las cámaras, puede resultar fatal para su campaña. En su equipo lo saben y por eso están preparándola físicamente con tanto cuidado como ensayan los argumentos y los artilugios con los que buscará hacer enfurecer a su rival para que pise el palito. Por las dudas, tienen preparada otra estrategia diferente para contraponer a un eventual Trump calmado y diplomático.
El magnate asegura que, a diferencia de los políticos tradicionales a quienes dice venir a reemplazar, él no se preparó especialmente para el debate. Algo que resulta difícil de creer, teniendo en cuenta que en su equipo de campaña está el ex CEO de Fox News, Roger Ailes, que tiene una larga experiencia preparando candidatos republicanos para los debates: lo hizo con Richard Nixon, Ronald Reagan y George H. W. Bush. Según pudo averiguar Página/12, la estrategia inicial será dejar hablar a su rival, para cansarla. “Va a ser como una pelea de box a quince asaltos”, graficó un asesor de campaña de Trump. “Al final de cuentas, el lenguaje corporal va a ser más importante que lo que se diga. El quiere terminar el debate impecable y que ella termine desgastada”, agrega.
Edith tiene 73 años, está jubilada, antes trabajaba en una biblioteca y elige las frutas en el mercado inspeccionándolas una por una, como si estuviera decidiendo qué libro sacar del estante y cuál dejar juntando polvo. Quiere ver el debate pero se queja de que “los hacen muy tarde” y a esa hora va a estar durmiendo. “Lo veré a la mañana siguiente por Youtube”, asegura, con naturalidad, mientras selecciona manzanas. Edith ama a Hillary. “Ella es una gran inspiración, una mujer luchadora y preparada. Un gran orgullo para todas”, se entusiasma, con los ojos brillosos. “Yo no puedo creer que vaya a ganar Trump. No lo creo. No sería lógico. La gente tiene que darse cuenta –dice, con un temblor de duda–. Llevo 65 viviendo en este país. Nunca vi nada igual”.
A pesar de los reveses, Clinton sigue manteniendo una ventaja eximia. Según el sitio de análisis político fivethirtyeight.com, la candidata hoy encabeza las encuestas en los estados que necesita para llegar a 270. Ni uno más. A pesar de estar abajo en los cruciales Florida, Ohio y Carolina del Norte, tiene un muro de contención conformado por Pennsylvania, New Hampshire, Colorado, Michigan, Minessota y Virginia con los que se garantizaría la mayoría en el Colegio Electoral. Hoy, encabeza las encuestas en todos esos distritos por tres puntos o más, una diferencia mayor que la que tiene su rival en los estados en disputa donde encabeza. Pero los márgenes son muy finos y no hay lugar para otro error.

---------------------------------------------------------------------

Donald Trump amenaza con llevar al debate con Hillary Clinton a una ex amante de su marido

El ex presidente Bill Clinton durante un acto en Nueva York el miércoles pasado. BRYAN R. SMITHAFP
Este lunes tendrá lugar el primer cara a cara entre los dos candidatos a suceder a Obama, se espera una audiencia de 90 millones de personas.


El Mundo


Donald Trump amenazó este sábado con llevar a una antigua amante del ex mandatario Bill Clinton al debate que lo enfrentará el lunes a su rival demócrata Hillary Clinton.
El candidato republicano a la Casa Blanca hizo el comentario después de que el millonario inversor Mark Cuban, quien ha criticado a Trump y apoya a Clinton, acordara sentarse en primera fila del debate que será emitido por televisión y para el cual se espera una audiencia de 90 millones de personas.
Trump se ha referido en varias oportunidades a las infidelidades del esposo de su contrincante, quien ocupó la Casa Blanca durante dos mandatos consecutivos entre 1993 y 2001.
"Si el zopenco de Mark Cuban, de fracasada fama de benefactor, quiere sentarse en la primera fila, tal vez yo ponga a Gennifer Flowers justo a su lado!" tuiteó Trump.
No está claro que la propia Flowers estuviera dispuesta a asistir a la cita. Una cuenta de Twitter ligada al sitio oficial de Flowers señaló que ella asistirá al debate y sugirió que da su respaldo a Trump.
"Hola Donald. Sabes que estoy de tu lado y definitivamente estaré en el debate!...", señala el tuit, con un emoticono de beso al final.
Sin embargo, Mike Pence, el candidato a la vicepresidencia designado por Trump, ha negado que Flowers vaya a estar presente en el debate. "Ella no asistirá al debate de mañana por la noche", ha declarado al periodista Chris Wallace en Fox News Sunday. "Trump dijo eso para ridiculizar los esfuerzos de Hillary Clinton y de su equipo de distraer la atención de los ciudadanos de los temas que realmente le importan", ha aclarado.
Bill Clinton tuvo una relación con Flowers mientras era gobernador del estado de Arkansas (1983-1992).

viernes, 23 de septiembre de 2016

Macri se reunió hoy con uno de los principales impulsores de la destitución de Dilma



“MAYOR FLEXIBILIDAD E INTEGRACION” PARA EL MERCOSUR

Macri se reunió con Henrique Cardoso

Página/12


El Jefe de Estado recibió en la Quinta de Olivos al exmandatario de Brasil y mantuvo una reunión de la cual no se dieron detalles. El escueto comunicado de Presidencia de la Nación, acompañado de una foto de ambos, en la que también aparecen el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo.
Henrique Cardoso, en declaraciones publicadas ayer en medios brasileños, planteó que el Mercosur debe tener “mayor flexibilidad e integración” entre sus integrantes, y en este caso se abordó la situación política del vecino país tras la destitución de Dilma Rousseff, que colocó en el poder a Michel Temer.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Invitación al taller: "AMERICA LATINA MEJOR SIN TRATADOS DE LIBRE COMERCIO" (jueves 29/9, 14 a 17 hs)

No hay texto alternativo automático disponible.Invitamos al taller:

AMERICA LATINA MEJOR SIN TRATADOS DE LIBRE COMERCIO, donde se llamará a conformar una
PLATAFORMA DE INVESTIGADORES CONTRA EL LIBRE COMERCIO Y POR LAS ALTERNATIVAS.

Esto será en el marco de las III° Jornadas del IEALC, JUEVES 29 de septiembre, de 14 a 17 horas en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, Santiago del Estero 1029, aula HU207.

Los/es esperamos!

Macri tuvo que adminitr que NUNCA habló con la primera ministra británica sobre la soberanía de las Malvinas. Duras críticas de la oposición

Macri admitió que no había hablado de soberanía con la premier británica

 Macri admitió que no había hablado de soberanía con la premier británica. 

La oposición cuestionó el traspié diplomático de Mauricio Macri en la ONU por la cuestión Malvinas

La Nación
Legisladores del arco no oficialista y ex funcionarios kirchnerista criticaron las idas y vueltas del Presidente; piden que haya una política de Estado y una estrategia para reclamar a Gran Bretaña por la soberanía.

Dirigentes de la oposición y ex funcionarios kirchneristas cuestionaron el traspié diplomático que tuvo Mauricio Macri durante su paso por las Naciones Unidas (ONU) respecto de la cuestión Malvinas. Además, coincidieron en que el Gobierno debería haber consultado al Congreso antes de avanzar con la "declaración conjunta" con Gran Bretaña, y pidieron que haya una política estratégica y consensuada para reclamar por la soberanía del archipiélago.
Ayer, el Presidente reconoció que no había hablado de "soberanía" en su encuentro informal con la premier británica Theresa May. La aclaración se produjo luego de que Londres desmintiera que May haya aceptado tratar el tema en su diálogo con Macri.
"Más allá de su mirada política, Macri no puede olvidar que hoy tiene que delinear el rumbo de un país que tiene una historia errática y con falta de política estratégica con respecto a la situación de Malvinas. Ningún gobierno desde la recuperación de la democracia ha tenido una mirada estratégica de cómo íbamos a recuperar no solo la soberanía sobre las Malvinas, sino el poder de ejercicio de policía sobre nuestro espacio marítimo", afirmó la diputada nacional por Libres del Sur, Victoria Donda , en diálogo con LA NACION.
Al ser consultada sobre si atribuía el error de Macri a las críticas de la oposición y aliados por la "declaración conjunta" con Gran Bretaña, Donda afirmó: "No solo hubo una fuerte presión de la oposición, sino evidentemente de la sociedad. Macri es un hombre que brinda respuestas mirando las encuestas. Pero también hay un profundo desconocimiento de lo que es el cuerpo diplomático de Gran Bretaña, que lleva siglos funcionando"
De Mendiguren, durante la reunión de la Comisión de Relaciones Exteriores
De Mendiguren, durante la reunión de la Comisión de Relaciones Exteriores.
Desde el massismo indicaron que preocupa "la improvisación" que mostró el Gobierno en un tema tan sensible y pidieron evitar las "políticas pendulares". "Lo que nos preocupó es cómo se manejó el tema, que es una política de Estado. Hay que evitar estas marchas y contramarchas porque traen una desorientación en muchos sectores en la Argentina y de la región que han mostrado solidaridad con el país ante el reclamo por Malvinas", consideró el diputado nacional José Ignacio De Mendiguren (Frente Renovador). "Si el error estuvo, es bueno corregirlo, pero creo que no hay que hacer prueba y error como hizo el Gobierno en otros temas con algo tan importante como Malvinas", advirtió a este medio.
De Mendiguren, que integra la Comisión de Relaciones Exteriores, celebró que el Congreso haya decidido convocar al vicecanciller, Carlos Foradori, para que brinde explicaciones sobre la declaración conjunta firmada por la Argentina y Gran Bretaña, que excluyó el reclamo por la soberanía del archipiélago. "Pudimos dejar en claro que las negociaciones internacionales es un tema que corresponde al Congreso", indicó. "Ahora hay que transformar la política exterior en política de Estado y darle la seriedad y continuidad que merece un tema tan importante", añadió.
Por su parte, Néstor Pitrola (Frente de Izquierda) criticó con dureza la "declaración conjunta" firmada por ambas cancillerías y el discurso de Macri ante la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU). "El comunicado se hizo integralmente en los términos del Reino Unido. Hay que repudiar el curso político que se ha dado. El Presidente no reivindicó la soberanía ni denunció la ocupación de nuestras islas por una potencia imperial", señaló el diputado a LA NACION.
Según el legislador, "hay una operación para entregar los recursos petroleros y pesqueros" de las Malvinas a Gran Bretaña.
El kirchnerismo también salió a cuestionar el paso en falso del jefe del Estado, desmentido por Malcorra y por el Gobierno británico. "Macri tuvo un breve intercambio con Theresa May y ha salido a decir que eso es conversar sobre soberanía. Es un papelón", afirmó el legislador por el FPV en el Parlasur, Jorge Taiana. Según el ex canciller, Malcorra intentó "ocultar" que el Presidente había "metido la pata". "Fue una especie de comedia de enredos", lamentó.
Daniel Filmus, que también representa al kirchnerismo en el Parlamento del Mercosur, consideró que Macri mostró una "enorme ignorancia sobre diplomacia internacional" al haber insinuado que la primera ministra británica estaba "dispuesta" a dialogar sobre la soberanía de Malvinas.
El ex secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas sostuvo que Macri "intentó tapar con estas falsas declaraciones el bochornoso comunicado sobre los acuerdos que se habían alcanzado con el vicecanciller británico, Alan Duncan", en materia de vuelos directos y explotación económica en la plataforma continental.

-------------------------------------------------------------------------

 SIGUE EL PAPELON PRESIDENCIAL POR MALVINAS

Macri admitió que "nunca se mencionó la palabra soberanía”

Página/12

Anoche en declaraciones a la prensa en Nueva York, el presidente Mauricio Macri debió admitir que la palabra "soberanía" no fue mencionada en su breve diálogo con la primera ministra británica Theresa May.
La aclaración se dio luego del ida y vuelta entre Macri y la canciller Susana Malcorra sobre el real alcance de lo acordado por el jefe de Estado en la breve conversación que mantuvo con May durante el almuerzo del martes en las Naciones Unidas. Macri insistió ayer temprano que él le había dicho a May que había que iniciar “un diálogo abierto” entre ambos países, lo que a su entender incluía la soberanía de las islas Malvinas.
“No creo que la primera ministra en ese contexto haya dicho ‘sí, suscribo, agendemos esto’, y que la soberanía sea el primer tema, porque no es pensable que así sea”, lo desmintió luego Malcorra. Por si quedaban dudas, voceros del Foreign Office descartaron que Macri y May hayan llegado a un acuerdo de ese tipo. “Nunca se habló de soberanía”, aseguraron.
"La primera ministra se me acercó a saludar en el almuerzo y yo le dije: 'Estoy dispuesto a dialogar sobre todos los temas, a tener un diálogo amplio', pero no fue una reunión oficial", precisó anoche Macri tras el escándalo diplomático y añadió: "Ella me respondió: 'Dialogar siempre es bueno', pero nunca se mencionó la palabra soberanía".

-------------------------------------------------


 OPINION

Malvinas no se negocia

Por Edgardo Esteban *

Página/12

En la entrada del único colegio secundario que tienen los habitantes de Puerto Argentino hay un mapa de Sudamérica donde el territorio continental argentino no está, sólo se ve una prolongación del océano Atlántico y una señalización del “South Sea” (Mar del Sur). Su antipatía hacia los argentinos siempre fue visceral y aunque nos quisieron ignorar, siempre buscaron la forma de sacar ventajas de su situación de aislamiento. Por eso sorprende la celebración en el gobierno de la noticia del acuerdo de entendimiento entre la canciller Susana Malcorra y el Vicecanciller británico, Alan Duncan, que les permite seguir usurpando recursos como la pesca o los hidrocarburos, tener una libre navegación de sus barcos o reanudar vuelos a otros países de Sudamérica, todo a cambio de nada. El gobierno de Mauricio Macri les está cediendo demasiado privilegios. Como para que no lo vieran con satisfacción –y hasta lo celebraran– los isleños. El papelón del anuncio de la posibilidad de un diálogo sobre la Soberanía de Malvinas, después de la declaración conjunta, dejaba explícito un reconocimiento de que no se hablaría de soberanía, de alguna forma aceptando la posición británica. El anuncio que realizó Mauricio Macri en Naciones Unidas sobre esa posibilidad de hablar de soberanía generó aún más desconcierto. Hasta ahora ni el gobierno, ni los medios británicos abordaron el tema, silencio de radio a un tema que no es menor.
Bajo la pretensión de buscar socios para el crecimiento económico del país, el gobierno de Mauricio Macri refleja de alguna manera su intención de afianzar las relaciones con el Reino Unido, ignorando la Constitución y las medidas legislativas y judiciales que han tomado los representantes del pueblo argentino para proteger sus recursos naturales, frente a la explotación ilegal de la pesca e hidrocarburos que hace el Reino Unido y quienes se benefician con las regalías cedidas por los kelpers. Cualquier acuerdo que firme el presidente Mauricio Macri viola la Ley de Hidrocarburos que prohíbe la explotación de petróleo en la plataforma continental argentina y establece las sanciones pertinentes.
A lo largo de 183 años historia, las estrategias imperialistas de Gran Bretaña intentaron hacer usufructo de nuestros recursos naturales. En este caso, utilizan una supuesta alianza comercial para lograr nuevas ventajas que no son casuales. La separación económica del Reino respecto de la Unión Europea, introdujo la necesidad de la Corona británica de buscar nuevos aliados. Así los mares del sur se vuelven una zona de estratégico interés por su petróleo. En tanto, con el argumento de la inversión extranjera y de la apertura al mundo, el gobierno de Mauricio Macri pretende entregar nuestra soberanía y poner en segundo plano nuestros reclamos históricos.
El gobierno británico no sólo ha sido indiferente a la Resolución 2065 de las Naciones Unidas, que año tras año llama al Reino Unido a dialogar con nuestro país, sino que además incumple con la obligación de dar una solución pacífica a la controversia de soberanía.
Como una cuestión de Estado, hay que recordarle a las autoridades que está vigente la Declaración de Ushuaia, aprobada por unanimidad por todas las fuerzas políticas que integran el Congreso de la Nación, la cual reivindica la soberanía de las Islas Malvinas, denuncia la militarización del Atlántico Sur y establece que los recursos naturales son patrimonio de la República Argentina.
No se puede ignorar en la agenda, la situación de Mount Place, que es el mayor destacamento militar que hay en el hemisferio Sur. Con la excusa de vigilar a la Argentina por un supuesto ataque, la base mantiene el control militar de todo el mar austral y de los pasos bioceánicos, y pone su mirada territorial en el sector antártico.
¿Qué beneficio obtiene la Argentina con la firma de este posible acuerdo? ¿Abre el camino a la integración con los habitantes de las islas, o sólo les da beneficios a los Kelpers como en los años noventa? La causa Malvinas en Argentina tiene un consenso generalizado y parecía que sobre este tema no había discusión. Nuestros reclamos soberanos aparentaban ser una cuestión de unidad del pueblo argentino, en la cual todos teníamos la misma camiseta celeste y blanca.
La defensa de nuestra soberanía en Malvinas no sólo es una causa argentina, sino que se ha convertido en un principio político de toda América Latina, en la defensa de su territorio y de los derechos de la Patria Grande. Se trabajó a lo largo de los últimos años en el Mercosur, la Unasur y la Celac para que la región tomara como propio este reclamo. Además, la región acompañó y respaldó incondicionalmente a la Argentina en esta lucha en los foros internacionales rechazando la existencia de un territorio colonial en el sur de nuestro continente.
Como lo establece la Constitución, el actual gobierno argentino debe cumplir con el ejercicio pleno de la soberanía como un objetivo irrenunciable de todo el pueblo argentino. La defensa de la causa Malvinas no es potestad de un partido político o de un gobierno, sino que es una cuestión de Estado, un reclamo de la sociedad argentina en su conjunto, y que en estas instancias se ha vuelto parte de nuestra identidad como nación. Por todo esto, Malvinas no se negocia.

* Corresponsal Telesur, Argentina. eesteban@telesurtv.net